Cada ser humano es como los demás seres humanos, como algunos otros seres humanos y como ningún ser humano.
@blog_trca

sábado, 27 de octubre de 2012

Vía de la Plata: Sevilla - Guillena


Como habíamos previsto, hoy hacemos la primera etapa del Camino de Santiago por la Vía de la Plata. Hemos salido en autobús desde la Alameda del Tren a las 6:45 de la mañana, para estar en la Catedral de Sevilla sobre las 8:00. Allí nos hemos encontrado con uno de los miembros de la Asociación "Amigos del Camino Vía de la Plata", que nos ha entregado las Credenciales de Peregrino, y nos ha explicado la antigua costumbre de acompañar al que inicia el camino hasta la salida de la ciudad.
Así, ha venido con nosotros marcando el recorrido por las calles de Sevilla. Hemos comenzado en la puerta de San Miguel de la Catedral, en la Avenida de la Constitución, y nos hemos encontrado en la puerta de la Asunción con la figura de Santiago peregrino.
Al llegar a la calle García de Vinuesa, hay una primera señal de giro a la izquierda y un azulejo que marca el Camino por la Vía de la Plata. Aquí empezamos a callejear: calles García de Vinuesa, Jimios, Zaragoza, Reyes Católicos, puente de Triana, San Jorge y Castilla. Hemos hecho parada en la sede de la Asociación, donde compramos recuerdos y algunos utensilios para el camino (menos mal que me he comprado un bastón para ayudarme).
Al final de la calle Castilla, nos dirigimos hacia la Capilla del Cachorro, y muy cerca nos hemos encontrado con el Miliario, que marca que desde aquí hay mil kilómetros para llegar a Santiago de Compostela.


Miliario, en el barrio sevillano de Triana
Aquí encontramos unas escaleras que nos llevan a la autovía de Huelva, y después de hacernos unas fotos de grupo, cruzamos la autovía. Empezamos ya el camino, contentos de que tenemos un día con un tiempo y una temperatura extraordinarios.



En una rotonda cercana bajamos otras escaleras hasta un aparcamiento de camiones, y tras cruzar el río Guadalquivir por un puente peatonal, hemos seguido un camino hasta Camas, pasando por el cortijo de Gambogaz y por debajo de la SE-30 hasta Santiponce.
Hemos bordeado el Monasterio de San Isidoro del Campo y hemos parado en un bar de la calle principal o travesía de Santiponce, para tomar café y tostadas. Un descanso que me ha venido estupendamente porque me sentía ya bastante cansado. Tenemos ya casi la mitad del camino hecho.
Tras el descanso, continuamos la travesía, que nos lleva hasta las ruinas romanas de Itálica, nos hemos incorporado a una rotonda que enlaza con la Autovía de La Plata y con la carretera que lleva a La Algaba, y muy cerca de aquí, comienza el camino de servicio de Emasesa, paralelo a la autovía, que nos conduce, cómodamente, hasta Guillena. Este camino estaba bastante transitado por ciclistas, que nos saludaban y deseaban "Buen Camino", dándose cuenta pues de nuestras intenciones.
La entrada a Guillena es muy agradable, pero estábamos bastante cansados ya. El grupo se había ido dispersando, y en la gasolinera que hay a la entrada del municipio fuimos esperando a que nos reagrupáramos. Ya reunidos, hemos visitado el albergue, nos han sellado las credenciales, y nos fuimos a almorzar.
Sobre las cuatro y media de la tarde, el autobús nos ha recogido frente al Centro Cívico La Estación, de Guillena, y algo antes de la seis, ya estábamos con el pies en alto en casa, cansados pero con la cabeza ya puesta en la segunda etapa, prevista para el domingo 18 de noviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario